El boom por los muebles de autor ha llegado a su punto álgido y son multitud los adeptos a vivir rodeados de piezas y objetos del siglo XX. Pero, ¿cómo se sabe que no es un fake?