Del negro al blanco fue el giro que la diseñadora de moda Teresa Helbig, junto a los interioristas Alfons&Damián dio a su piso de L’Eixample.