Los típicos muros de mampostería lucen sin artificios en esta construcción rural mallorquina, reformada por el interiorista Damián Sánchez en colaboración con el arquitecto Pep Ramón.