Por su talento para reconocer y adaptar las tendencias, por su capacidad para combinar lo último con lo clásico y por saber convertir cualquier espacio en un universo irresistible y único. Por todo ello, y por mucho más, son las direcciones que no deben olvidarse si hablamos de diseño en interiores.