¿Qué tienen en común el fotógrafo Gregori Civera, el tipógrafo Andreu Bàlius, los interioristas Alfons y Damián y los arquitectos Belén Moneo y Jeff Brock? Algo tan esencial como la cultura del detalle.