Imogen Cunningham es una de las fotógrafas norteamericanas más importantes del siglo XX (1883-1976). Sus imágenes de flores, que centraron gran parte de su trabajo, o sus retratos, el otro género que trató de forma más amplia a lo largo de su carrera, la han convertido en una artista admirada y reconocible. Un total de 15 de esas fotografías en blanco y negro, reunidas bajo el título Flores/Retratos, centran la muestra que puede visitarse (hasta el 15 de julio) en el espacio de los interioristas Alfons Tost y Damián Sánchez, en Barcelona.