Alternar el mundo de la moda y el diseño de interiores ha convertido a Damián Sánchez en un sibarita de la estética libre y ecléctica.
En su casa cerca de Barcelona se respira uno de sus lemas: “La perfección no es genuina”.